Accesibilidad web: La buena práctica para la inclusión digital.

Por Juliana Santos , Web developer coordinator en SpicyMinds en colaboración con Ser Empresario




Para millones de personas la era digital representa una gran barrera debido a sus discapacidades y la falta de adaptación de estructura, diseño y contenido, ya que muchas dependen de esos avances de accesibilidad para su desarrollo educativo o profesional.


Hasta Abril de 2021, se han registrado 4.72 billones de usuarios que pasan en media 6:46 horas navegando en el internet, lo que representa 60.1% de la población mundial. Se estima que hasta finales de 2021 existirán más de 1.830 millones de páginas web en todo el mundo. ¿Cuántas de esas páginas estarían listas para las personas con discapacidad?


¿Qué es la accesibilidad web y por qué es importante?


La accesibilidad web puede ser considerada un conjunto de buenas prácticas que permiten lograr que independientemente de sus capacidades y dispositivos un sitio pueda ser fácilmente navegado por cualquier usuario. Su importancia se debe enfocar en la ética para que todos tengan las mismas oportunidades de aprovechar los avances tecnológicos, una vez que la era digital ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años.


Al tomar la iniciativa de desarrollar una página web accesible, no solamente se demuestra la responsabilidad social pero también promueve la ampliación de las opciones de los alcances en su público, mejora la confianza en la marca y la innovación. Sin embargo en algunos países ya existe una ley que obliga a que las grandes marcas y mercados importantes a que proporcionen páginas web accesibles para que todos puedan ser capaces de utilizar sus funciones, sea la compra de un producto o adquisición de un servicio.


¿Qué puntos se debe considerar para aplicar las buenas prácticas?


Desde 1999 la Iniciativa para la Accesibilidad Web o WAI es el área responsable del W3C (World Wide Web Consortium) por la creación de las directrices, técnicas y guías para el desarrollo de páginas web más accesibles, especialmente enfocada a web developers y designs. Las directrices tienen por objetivo orientar cómo las personas con discapacidad tienen visibilidad de una web y cuáles son las consideraciones que se debe tener para que esas barreras puedan ser rotas.


Las principales directrices son:


Accesibilidad del contenido web (WCAG): Normas para la creación de contenidos compatibles con las tecnologías de apoyo, navegadores y dispositivos, una vez estas que poseen herramientas como ampliación de la pantalla y letras grandes, zoom, asistentes de lectura y navegación.



Accesibilidad de las herramientas de autor (ATAG): Normas destinada a desarrolladores de aplicaciones de creación, gestión de contenidos, herramientas de programación o diseño como: software de edición de videos, imágenes, desarrollo de páginas web y editores de textos.


Accesibilidad de los agentes de usuario (UAAG): Pautas para el desarrollo de softwares para interacción con el contenido que se puedan integrar a las funcionalidades para facilitar su utilización, cómo reproductores audio y video, navegadores, lectores de pantalla y reproductores de textos.


Con base en las directrices les compartimos algunos puntos importantes a ser considerados y de fácil implementación en la planeación del proyecto:


Contenido alternativo: Ofrecer alternativas para la información de videos e imágenes, en el momento del desarrollo incluir los texto alternativo (ALT), que permiten agregar la descripción de la imagen para que las herramientas del navegador puedan hacer una lectura en voz alta. En caso de los videos, la inclusión de subtítulos para la lectura.


Legibilidad: En la creación de un contenido es importante que el texto sea de fácil comprensión, legible con tamaños de tipografía que puedan adaptarse a las diferentes pantallas y colores que no tengan un alto grado de contraste.


Accesible con teclado: En casos de funcionalidades que requieran llenar algún tipo de información, como formularios, es importante tener la opción de navegación con teclado, como también en la página que se puedan utilizar la tecla de tabulación para facilitar quienes tienen dificultades en la utilización del mouse.


Diseño: Al momento de crear la identidad de la página, llevar en consideración contenidos agresivos que puedan ocasionar ataques, tal como el uso de contraste, colores muy fuertes, parpadeo en gifs y videos, efectos de flash y cambios y efectos de transiciones muy rápidas.


Compatibilidad: Ser compatible con todos los navegadores es más allá de lo visual, sino también para apoyar que la web pueda ser visible y adaptada a todas las pantallas, incluso para la herramienta de zoom y otras tecnologías de apoyo al usuario.



En la era digital, todo está a un click de distancia y todos los días son compartidas miles de informaciones en la red mundial de computadoras.


Al permitir que estos contenidos sean accesibles se disminuyen las barreras tecnológicas, por lo que debemos llevar en consideración que todos puedan disfrutar de las informaciones y funcionalidades que son disponibilizadas favoreciendo que estas personas puedan tener mejores oportunidades de crecimiento y desarrollo profesional y de educación.


Muchas empresas y marcas al desarrollar un proyecto web pueden no llevar en consideración la accesibilidad ya sea por temas de tiempo o por costos, una vez que sean adaptados completamente requieren seguir todas las directrices establecidas por WAI ya que la implementación debe de ser realizada por personas especializadas en el tema.


Sin embargo al considerar estos puntos y buenas prácticas con algunas adaptaciones, puede facilitar la inclusión de todas las personas y que tengan el derecho de aprovechar las facilidades generadas por el mundo tecnológico: haciendo que la imagen de la empresa sea positiva, generando confianza, aumento en su visibilidad, generando oportunidades de negocios, compras y servicios para todos, sin distinción de capacidades.



















12 vistas0 comentarios