Desde el cuartel; Las tomas de protestas.


Por: Héctor Ochoa


La toma de protesta de los depositarios del poder se ha contemplado en todas las constituciones que han tenido vigencia en nuestro país. En el acto protocolario se comprometen a cumplir la constitución y con las leyes que de ella emanen.


A lo largo de la historia de nuestro país los grupos que disputan el poder, o sea, los liberales y los conservadores han metido su cuchara para modificar los protocolos conforme a ellos les guste más, por ejemplo en la Constitución de 1824, una Constitución sumamente conservadora ¿adivinen qué? Exacto, ¡se juraba por dios y por los santos evangelios ejercer fielmente el encargo, observar y hacer observar exactamente la Constitución y las leyes de la nación!


El juramento es, según la Real Academia de la Lengua Española, la afirmación o negación de una cosa poniendo como testigo a Dios. Para 1857 con la llegada de los liberales el texto de toma de protesta se fue modificando a quedar de la siguiente manera: “juro en el nombre de Dios y con la autoridad el pueblo mexicano” para después quedar en “juro desempeñar leal y patrioticamente el encargo de presidente conforme la Constitución y mirando en todo por el bien de la prosperidad de la unión”. Es decir el clero y Dios desaparecían del protocolo de toma de protesta. Fue hasta la Constitución de 1917 donde se legisló para cambiar la palabra juro por la palabra protesto.


“Protestó guardar y hacer guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrioticamente el cargo que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la unión, y si así no lo hiciere que la nación me lo demande”.


La protesta es un acto relevante, formal y protocolario que debe rendir todo funcionario público, con alto valor cívico.


El acto de protesta también lleva un alto contenido político, siempre el discurso posterior a la toma de protesta es un boceto del nuevo gobierno entrante, cuál es el rumbo y sobre todo deslindarse de su predecesor, es muy raro cuando los discursos son de halago al anterior y de continuidad.


Otro de los mensajes importantes dentro de la ceremonia de toma de protesta es analizar al nuevo grupo político, siempre estarán en las primeras filas los hombres y mujeres de confianza que llegan, empresarios y nuevos líderes de oposición que estarán criticando y señalando al nuevo gobierno, en fin, baraja nueva, pues.


En los próximos días veremos la toma de protesta de la gobernadora Maru Campos con algunos precedentes históricos, será la primera mujer en protestar como gobernadora y lo hará en Ciudad Juárez, como nunca en la historia del estado, de entrada ya viene el primer mensaje político: ¡va por Juárez!


En el discurso, muy seguramente vendrá el deslinde de lo hecho por Javier Corral, que pese a provenir del mismo partido político, la forma de pensar y de gobernar son inmensamente diferentes, ya lo había dicho en la campaña y seguramente lo reafirmará, buscará consolidar un gobierno humanista, dejando de lado los conflictos y privilegiando el trabajo en equipo con los diferentes niveles de gobierno por la prosperidad de Chihuahua.


Maru en sus críticas no ha caído en los extremos, ha sabido enunciar las palabras precisas para mostrar su desencuentro con el mandatario saliente.


Sobre el nuevo grupo político que guiará el rumbo del estado, veremos a personajes de diversos extractos políticos, así como empresarios de los diferentes rubros.


Sin duda será una toma de protesta que quede para los anales de la historia del estado, tanto por la persona, como por el contexto político que se vive en el país, de un dominio casi total de Morena en el país, convirtiendo a Chihuahua en un referente de la oposición a nivel nacional.


Contacto:

Tw @hector_ochoa_m

Instagram @hector_ochoa_m


6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo