Hace Cristina Eustace de la solidaridad, su proyecto de vida



Cuando un artista utiliza su influencia para realizar labor social, trasciende más allá de la música, inspira a sus fans a la realización de causas benéficas y juntos hacen de este mundo un lugar mejor. Ejemplo de ello es Cristina Eustace, digna representante del regional mexicano, orgullosamente nacida en Chihuahua y cuyo corazón está siempre en Juárez y El Paso.


Su pasión por la música la ha llevado a grandes escenarios y ha sabido ganarse por ella misma el lugar del que goza en el ambiente artístico, plataforma desde la que ha impulsado su segunda gran pasión: el servicio a los demás.

Un porcentaje de sus ganancias se destina a dos refugios de mujeres violentadas en las ciudades de Tlaquepaque, Jalisco y Juárez, Chihuahua, y hoy, se asume como una guerrera que a los 34 años le fue detectado el cáncer y lo venció.

“Había estado nominada a un Grammy latino y estaba sonando un sencillo con una disquera, estaba yo en el top hablando musicalmente y llegó el cáncer y fue cuando ahora me pongo a ver, ha sido uno de los regalos más grandes que Dios me ha dado porque vuelves otra vez a vivir”.


¿Con qué te reconectaste después de eso, Cristina? Le preguntamos en SER EMPRESARIO. “Con mi misión en la vida. Todo lo que yo vendo, incluyendo la música y mis productos, se va a ayudar a mujeres violentadas junto con sus hijos. Soy muy afortunada, mi socia es directora de un refugio de más alto riesgo en Jalisco. Todo lo que estás viendo ahorita (y muestra su joyería) estos aretes son de una organización, de un grupo de mujeres mixtecas que están batallando para comer, entonces nosotras tratamos de echarles la mano”.


¿Tejiste una red de apoyo entre mujeres? “Sí, de mujeres y de manos artesanas. Amo mi país y sé que entre nosotros tenemos que mostrarnos solidarios y más entre mujeres, el 80 por ciento de todo mi círculo somos mujeres ¡y muy guapas!”.

En su recorrido por México, ha encontrado artesanos cuyas obras son promovidas en su tienda (ya sea con ventas en línea o en físico).


Su influencia positiva ha motivado a mucha gente a trabajar por los más desprotegidos. Ejemplo de ello fue cuando Cristina y su grupo de fans, “Las Comayes”, realizaron un movimiento tanto en Juárez como en El Paso, para recolectar agua embotellada, comida enlatada y veladoras, para repartirlas en colonias más vulnerables tras las heladas que dejaron sin agua y sin luz a la ciudad. Fue tal la respuesta que incluso se necesitaron de varios vehículos para transportar todo lo recaudado a colonias como Anapra, Carlos Castillo Peraza y Kilómetro 20.






0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Susy Cats