Jorge Muníz

Deportista, empresario y fundador de la marca JM1


En esta ocasión en Ser Empresario tuvimos el gusto de conversar con Jorge Alberto Muñiz, un joven entusiasta originario de Monterrey, NL. quien llegó a nuestra frontera no solo a destacar como portero profesional, sino también como empresario creador de su propia marca de artículos deportivos y entrenador de jóvenes que como él, buscan hacerse de un lugar en el deporte.


Cuéntanos Jorge, ¿Cómo inicias tu carrera en el deporte?

Yo crecí en la colonia Loma Linda en la ciudad de Monterrey, lugar en donde hoy en día aún radican mis padres. Allá empecé a jugar fútbol a la edad de 6 años, posteriormente a los 11 pasé a fuerzas básicas como portero y de los 12 a 15 años inicié mi proceso como portero profesional en tercera división, en segunda, luego en primera A, hasta que tuve la fortuna de estar en primera división.


Después de eso vengo a jugar aquí a Ciudad Juárez con el equipo de Cobras del 2003 al 2005. Afortunadamente me fue muy bien en el equipo, siento que hice un buen papel y hoy en día también puedo decir que tengo muchos amigos gracias al fútbol. Después regreso a Monterrey otra vez durante una temporada y posteriormente al terminar de jugar en México me voy a jugar a Estados Unidos en equipos como El Paso Patriots, Laredo Hits y Miami FC. Una vez de culminar mi etapa como profesional regresó de nueva cuenta a radicar a Ciudad Juárez.



¿Qué aprendizaje personal y profesional te dejó tu etapa como portero profesional?

El deporte me forjó un carácter diferente, me enseñó a enfrentar la vida de otra manera y a sobreponerme de las cosas malas. Creo que eso es lo que no aprendí en la escuela pero lo aprendí en el día a día. Un tiempo antes de terminar mi estancia en los Estados como jugador, viví un corto periodo de tiempo en El Paso Texas, desafortunadamente fue una época difícil, llegar a esa ciudad a los 31 años y empezar de cero sin experiencia en alguna otra área.me hizo darme cuenta que gracias a ese aprendizaje tuve la capacidad para desarrollarme en otros ambientes laborales como por ejemplo en cadenas de restaurantes de comida rápida o compañías de limpieza. Durante ese tiempo tuve la oportunidad de conocer a grandes hombres como Greg Alexander y Juan Ayala quienes en todo momento me brindaron su ayuda y por lo cual estoy sumamente agradecido.


“El deporte me forjó un carácter diferente, a enfrentar la vida de otra manera y a sobreponerme en los momentos difíciles”

Sabemos que hace poco comenzaste una nueva faceta como empresario haciendo oficial el lanzamiento de tu propia marca, cuéntanos sobre ello.

Así es, sin embargo me gustaría comentar que no fue una tarea fácil. Yo tengo vendiendo guantes desde hace seis años, gracias a la confianza de la marca Rinat, una marca originaria de la ciudad de de León, Guanajuato y propiedad del señor Hector Castro.Ellos me dieron la confianza de ser su distribuidor aquí en Cd. Juárez, puesto que yo siempre utilicé esa marca en mi época como jugador profesional. Durante mis inicios no comercializaba los productos de una manera convencional dentro de una tienda, sino que en compañía de mis hijos Matias y Camila, vendíamos estos guantes por toda la ciudad en un pequeño vehículo que tenía en aquel entonces. Cualquier persona pensaría que estábamos locos por pasar frío o calor, pero para nosotros era la forma en la cual saldríamos adelante, era un trabajo en equipo y eso ahora lo valoro mucho, el apoyo de mis hijos y de Marina, su mamá.


Después de haber vendido mis primeros cinco pares de guantes, despertó mi chip emprendedor y me di cuenta que mi propio negocio sería mi principal fuente de ingresos. Gracias a Dios este negocio se empezó a dar a conocer y hoy en día contamos con 3 tiendas físicas y alrededor de diez distribuidores, no solo de la marca Rinat, sino también de mi marca.


JM1, que es el nombre de mi marca, nace de la necesidad de ser mi propio proveedor. Justo cuando comenzó la pandemia me di cuenta que quizá para muchos negocios sostener su actividad económica resultaría imposible, y que en un momento dado mi propio proveedor al que yo representaba comercialmente quizá pudiera enfrentar la misma situación, de ser así, yo no tendría más productos que vender en mi tienda. Por lo que decidí crear mi propia marca de guantes y balones de fútbol, de los cuales tenemos en existencia alrededor de 5 modelos diferentes.


Hoy en día tu vocación va más allá de los negocios y el deporte, ¿cuál consideras que ha sido tu principal aportación a la comunidad juarense?

Así es, una de las cosas que más me ha motivado durante estos años es poder hacer algo más con lo poco o mucho que sé. Mi intención ha sido ayudar a jóvenes en situaciones vulnerables para que descubran su vocación y tengan un mejor futuro. Actualmente hacemos esto mediante la escuela porteros y actividades en torneos de fútbol en donde realizamos colectas de alimentos, juguetes y demás artículos de primera necesidad para aquellos que más lo necesitan.


Para mí, sembrar en los jóvenes una semilla de esperanza es realmente gratificante. Durante este tiempo he tenido la oportunidad de ser entrenador de porteros y porteras que han hecho un papel destacado en el deporte, teniendo participación como seleccionados nacionales en mundiales y equipos locales y nacionales de primera división. Algunos ejemplos de ellos son Emily Alvarado portera de la Selección Nacional, Lalo Fernandez, portero de Tigres, Marco Canales, portero de los Bravos de Ciudad Juárez, entre otros.

“Debemos aprender a ser los protagonistas de nuestra propia historia, nunca es tarde para comenzar de nuevo”

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Para mi es importante hacer crecer mi marca, por lo que estoy trabajando arduamente para incrementar el número de distribuidores de mis productos a nivel nacional y en paises de latinoamerica y en Estados Unidos. A finales del mes de marzo también presentaré un nuevo modelo de guantes los cuales estarán disponibles para su venta al público en tienda y a través de nuestros distribuidores autorizados.


Otro proyecto que para mi es importante es mi crecimiento como empresario, es decir no solo poner énfasis en la parte económica, sino también generar otro tipo riqueza, como el conocimiento principalmente. Mi deseo es aprender en este proceso, disfrutarlo y apoyar a los demás en la medida en que me sea posible, así mismo ser un ejemplo para mis hijos.



Para finalizar, ¿qué mensaje te gustaría enviarle a nuestra comunidad de lectores?

Que se preparen, que estudien, que nunca dejen de perseguir sus sueños y que sobretodo sean muy disciplinados. La constancia hará que cuando menos piensen todos esos pequeños esfuerzos se conviertan en grandes resultados.


32 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo