La revocación nos hará libres

Actualizado: 28 mar

Es imprescindible que como ciudadanos utilicemos estos mecanismos que nos dotan de poder ante el gobernante



Por Héctor Ochoa


Hablar sobre la revocación del mandato es un privilegio que tenemos como ciudadanos del mundo hoy en día. Si te detienes a checar tus redes sociales y ver cuáles son los top trending del mundo y ves la situación que se está viviendo en otros países sabrás de lo que estoy hablando. Tener en nuestra agenda política la posibilidad de adquirir un derecho nuevo en nuestra Constitución que sea un instrumento para poder decidir si queremos que nuestro presidente continúe o no ¡vaya elixir democrático!


Me gustaría explicarte con algo de historia para poder entrar en contexto.


Apenas a principios del siglo pasado estallaba una guerra civil que buscaba derrocar a un régimen que se había perpetuado más de 27 años en el poder sin tener siquiera oportunidad de elegirlo por votación, el pueblo estaba harto de la tiranía de un sujeto que dictaba sus políticas públicas a razón de lo que él disponía sin tomar en cuenta jamás la voluntad del pueblo. “Sufragio efectivo no reelección” fue la campaña que se levantó para que después de una sangrienta revolución y después de varios procesos políticos naciera nuestra primera constitución de tinte social.


A que voy con todo esto, nuestros antepasados lo que buscaban básicamente era preservarse en el poder y así fue como las generaciones de políticos trazaron sus estrategias de grupo. Después de las dictaduras vinieron unas nuevas formas de prolongarse en el poder ya no en la figura de una sola persona sino como grupo, aquí nacieron los maximatos y triunviratos. El priísmo después lo adoptó como práctica institucionalizada, en su liturgia política venía como sello dejar al sucesor, es más, una vez escuché a un político muy encumbrado decir; el político más cabrón es el que deja sucesor ¡madres!


Pero ¿por qué estamos hablando de esto? Bueno, muy fácil, el presidente López Obrador nos da la oportunidad de ir más allá de nuestra historia, y es que no es para menos, el instrumento constitucional que nos regala es para poder acabar con esas líneas políticas que son prácticas, que vienen en nuestra sangre.


El instrumento de la revocación de mandato implica dotar de facultades al ciudadano para existir en una nueva democracia participativa.

Desde los tiempos de Sócrates, Platón y Aristóteles se han planteado grandes debates sobre quién debe gobernar y cómo debe de hacerlo, estas grandes interrogantes nos han dejado la creación de formas de gobierno desde las aristocracias hasta las tiranías. La democracia en su nacimiento en Atenas también tuvo sus asegunes pues era el poder del pueblo para tomar las decisiones de gobierno, pero en ese entonces ni las mujeres, ni los esclavos, ni los plebeyos podían tener acceso a esa democracia.

En estos nuevos tiempos es imprescindible que como ciudadanos utilicemos estos mecanismos que nos dotan de poder ante el gobernante. Hagamos reflexión que nuestros antepasados derramaron sangre para poder adquirir derechos más elementales como es el de poder votar, valoremos las grandes luchas y a los grandes hombres que dieron nacimientos a esos derechos que a lo largo del tiempo se han sofisticado y han evolucionado para que hoy en día podamos definir si queremos que nuestro presidente siga o no.

¡La revocación nos hará libres!


Sigue a Héctor Ochoa en sus redes sociales.


Twitter: hector_ochoa_m


Instagram: hector_ochoa_m




18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo