Lic. Javier Carrillo: “Abogado, empresario y proveedor del sector hotelero en el norte del país”

Actualizado: 4 mar

Con presencia en Ciudad Juárez y Chihuahua capital Javier Carrillo llega hasta la Sultana del Norte, la ciudad de Monterrey, Nuevo León. para expandir el negocio de la proveeduría de mobiliario para el sector hotelero con productos de importación, ofreciendo una gran variedad de estos a costos altamente competitivos dentro del mercado nacional.


Siendo abogado de profesión pero con vocación empresarial, es que a muy temprana edad Javier Carrilo da inicio a su carrera en los negocios, experimentando el fruto del éxito pero también el rigor de los desaciertos.


La inexperiencia de la juventud y lo aprendido en el camino lo prepararon para consolidarse al día de hoy como un empresario sin miedo al fracaso y con visión hacia el futuro. En esta ocasión para Ser Empresario, nos comparte su historia de éxito y los planes futuros para su negocio.




Cuéntanos Javier, ¿Cómo da inicio tu incursión en los negocios?


JC: Bueno, pues a los 17 años de edad abrí en compañía de un amigo una agencia de modelaje, la cual estuvo en funcionamiento durante dos años y de la cual puedo decir que resultó ser un proyecto exitoso ya que nos fue muy bien para haber sido en aquel entonces, nuestro primer proyecto emprendedor. Desafortunadamente estábamos muy chicos y no teníamos la experiencia necesaria para que funcionara por más tiempo, por lo que decidimos que ese proyecto debía terminar.


Tiempo después abrí mi primera empresa formal que fue Delton de México, una pequeña maquiladora de cartuchos de tóner para impresora, lo cual iba mucho con el tema ecológico que estaba tomando fuerza en aquel entonces. En ese entonces tenía veintiún años y tuve la oportunidad de crecer, ya era un negocio consolidado que daba servicios a empresas maquiladoras y empresas privadas un poco más grandes. Este negocio duró hasta que cumplí los 25 años aproximadamente, por azares del destino tomé malas decisiones que fueron lo que nos llevaron al cierre.


Después de eso decidí retomar mi carrera profesional, ya que la había puesto en pausa al dedicarme de lleno a mi empresa. Una vez que terminé mis estudios me dediqué a ejercer la abogacía en el litigio, pude participar dentro de la política y llevarme grandes satisfacciones en el proceso.


Posteriormente abrí lo que hoy en día es mi negocio principal Proveedora de Muebles París. Lo que hacemos es darle un servicio al sector turístico como hoteles, moteles y casas de huéspedes una opción accesible y variada de mobiliario para sus habitaciones, aquí nuestros clientes pueden comprar su mobiliario en volumen, lo que representa una opción más económica para ellos, desde colchones a muebles completos.


Actualmente nuestra oficina principal se encuentra en Ciudad Juárez y de aquí se importa y se distribuye a la ciudad de Chihuahua y a Monterrey.



¿Cuáles son las áreas de oportunidad para tu empresa?


JC: Hoy en día podemos identificar varias, una de ellas es que en muchas ciudades del país todo el tiempo se están consumiendo este tipo de productos, es mobiliario que el sector turístico que por cuestiones de seguridad e higiene debe estar renovando constantemente y por ello hay demanda es constante.


Otra más es que no hay alguien que se dedique a este giro, es muy poco conocido y muchos artículos y productos los importamos del extranjero, Estados Unidos principalmente, lo que nos da una ventaja de variedad sobre los productos nacionales, estar en la frontera y tener muchas facilidades de importación.


Si hablamos de la ciudades en donde tenemos presencia podemos decir que Juárez, Chihuahua y Monterrey representan una cantidad importante en cuanto a la derrama económica en el turismo de negocios y de inmigracion, lo que significa un gran número de establecimientos que ofertan servicios de hospedaje, y quienes son nuestros principales clientes, sin dejar de lado la venta al público en general, por mayoreo y menudeo.



Dentro de la curva de aprendizaje que experimentaste durante tus inicios ¿Cuál crees que fue el reto más importante?


JC: Sin duda aprender a optimizar y priorizar los recursos. A veces uno cree que es importante gastar en ciertas cosas, pero en realidad no son necesarias. Creo que el crecimiento que he tenido ha sido gracias a que hoy en día ya no veo las cosas como las veía cuando tenía veinte años, ser consciente de que no tengo ya las mismas prioridades de esa edad, ir madurando e ir aprendiendo a darle la justa dimensión a las necesidades de tu negocio.


Cuando cerró Delton de México, fue a causa de las malas decisiones financieras que tomé por ser muy joven, lo que me ayudó a darme cuenta que tenía que ser más cuidadoso con los recursos. Finalmente el espíritu empresarial de todo aquel que decide emprender siempre se va a caracterizar por dar la intención y la voluntad de dar el salto que se necesita para comenzar un proyecto, aún y cuando no sabes el resultado que va a tener, arriesgando recursos, dinero, tiempo y esfuerzo. Pero cuando vas adquiriendo conocimiento y experiencia hay menos probabilidades de cometer los mismos errores del pasado.



¿Cuál crees que fue el reto más importante?


JC: Delton de México fue la empresa con la que realicé mi sueño de tener una empresa, donde conocí el éxito y la derrota dentro de los negocios.


Yo creo que algo que me caracteriza y que me ayudó a sobreponerme de todas las situaciones complicadas fue el siempre dar mi mayor esfuerzo en todo lo que realicé, sin duda mucha gente en el camino me ha ayudado, en mi caso siempre fue mi familia principalmente.


Soy de los que han aprendido a solucionar problemas solo, esto implica tomar decisiones y aceptar la responsabilidad al cien por ciento de ellas. Mi cualidad más importante es la tenacidad, tomar decisiones sin el temor a fracasar, siempre habrá un poco de temor, pero con la experiencia he aprendido a tomar riesgos y a saber tomar las decisiones adecuadas.


Me reconozco como un empresario bueno para negociar, mi propósito es que tu ganes y yo gane. Ser un buen negociador automáticamente te ayuda a dejar a mucha gente contenta y satisfecha, eso genera mucha empatía en los negocios.


Ser exitoso no solo es llegar a la cima, sino mantenerse ahí, que tu negocio continúe pese a todas las situaciones externas que se presentan y que están ajenas a control.



¿Cuál es la visión futura que tienes de tu compañía?


JC: El futuro de mi compañía lo veo con planes de desarrollo, consolidando mi negocio actual y diversificando, le tengo gran interés al sector restaurantero, por lo que quizá una vez que pasen las complicaciones por la pandemia comience la planeación de un proyecto en ese giro.


Este proyecto me gustaría llevarlo a cabo en mi ciudad, Juárez sin duda va a crecer en un futuro próximo y eso dependerá de la mentalidad de todos los juarenses. Con la voluntad política y la voluntad empresarial correcta se puede desarrollar muchísimo nuestra ciudad.


¿Qué mensaje le das a las nuevas generaciones de empresarios?


JC: Primero que la ventaja de ser jóvenes es que tienes mucho tiempo para cometer errores, nadie se salva de comentarlos, entre más joven des ese paso de emprender, cualquier negocio pequeño, algún proyecto personal para que se enfoquen. Si van a tomar una buena decisión que sea cuando no tienes mucho que perder, porque conforme pasan los años es mucho más difícil, jamás se logra el aprendizaje si nunca se da el primer paso.


En los 20 's te equivocas, en los 30 ́ s desarrollas y el los 40 ́ s disfrutas.


“Con una voluntad política y empresarial correcta considero que es posible el desarrollo económico de una ciudad, Juárez tiene mucho que ofrecer en el área turística, como proveedor del sector hotelero he visto el impacto que tiene el turismo de negocios y migratorio. Si podemos estar a la altura de cualquier otra ciudad, pero es necesario que se realice un trabajo en conjunto”

58 visualizaciones0 comentarios