Los bonos políticos de la lucha por el agua

Por Héctor Ochoa



Rosendo Lerma, Juan Lechuga y Juan Rivera pusieron sus pies fuera del Cereso N. 2 de Chihuahua la noche del 25 de noviembre.


A unos días de haberse cumplido un mes de que la gobernadora María Eugenia Campos firmará un acuerdo con el Secretario de Gobernación Federal, Adán Augusto López, el pacto se cumplió en su totalidad.


Cuando se dio el anuncio de esta firma, Chihuahua celebró la capacidad política de Maru, alegría que duró muy poco, dadas las declaraciones del ejecutivo federal de no estar enterado del tema y hasta tachar a los agricultores de criminales.


El tiempo fue pasando y parecía que todo había sido una artimaña del gobierno federal para que los agricultores liberaran la presa que había estado tomada desde hace más de un año y que no permitía el pago de agua a los EEUU.


Sin embargo este jueves pasado los presos “vieron la luz” y con ello la popularidad de Maru Campos se reafirmó, ni siquiera los detractores con declaraciones en su contra pudieron opacar el triunfo que significó para la gobernadora de Chihuahua el que se cumpliera este pacto. Quedó demostrado que la voluntad política va más allá de pasiones y colores, pudiendo llegar más allá y hacer más por la causa que el mismísimo abanderado de la 4T en Chihuahua a quien los agricultores no pueden ver ni en pintura y tal pareciera que ni el jefe de palacio nacional le hace mucho caso.


No es de extrañar entonces que a Maru se le considere como una fuerte dentro de las presidenciables del PAN para el 2024. Falta esperar ahora a ver qué sucede con el caso “Andrés Valles”, para que el paquete quede completo, este es un caso un poco más duro, y no se ha hablado mucho si es que la gobernadora está o no apoyando para su liberación, sin embargo es casi seguro que esté cerca, ya que los bonos que trae bajo el brazo son muy buenos y en la carrera a la silla no se debe de desperdiciar ninguna oportunidad.


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo