Mujer empoderada: ¿Cuáles son sus principales características y cómo lograrlo?

La palabra empoderamiento se puso de moda en los últimos años y ha estado muy relacionada con el feminismo

Foto: Freepik

Por: Edi A. Martínez Tejeda

Presidente de Coeprin México

La palabra empoderamiento se puso de moda en los últimos años y ha estado muy relacionada con el feminismo, el empoderamiento femenino en el emprendimiento y la innovación, se soportan en teorías organizacionales y en teorías de género y feministas. En cuanto a la última década los estudios han girado en torno a aspectos como la igualdad de género en el contexto empresarial y social, las diferencias entre el emprendedurismo femenino y masculino van relacionadas con el poder y género en los distintos sectores de nuestra sociedad.


Sin duda el enquistamiento del concepto de empoderamiento femenino ha ganado terreno a pasos agigantados, al grado de permear en los últimos años desde el seno de las familias con ciertos rezagos sociales hasta alcanzar las altas cupulas de lo que parecían ser las más elitistas esferas de un mundo cada vez mas globalizado. Ahora bien, en realidad la pregunta recae en ¿Qué es ser una mujer empoderada y, más importante aún, ¿cómo puedes convertirte en una de ellas?


Según la Real Academia Española, “Empoderar” es “dar a alguien autoridad o influencia para poder tomar decisiones sobre algo o alguien, por lo tanto, cuando nos referimos a empoderamiento, tanto a nivel individual como colectivo, nos estamos refiriendo a alguien que tiene la gran capacidad de ser dueña o dueño de sus propias acciones y decisiones. En definitiva, Empoderar es la capacidad que tiene una persona de liderear su propia vida. A continuación, veamos algunos aspectos de lo que debe caracterizar a una mujer empoderada:

Desarrollan su propio estilo de liderazgo


Ser una mujer empoderada no quiere decir que se tengan que copiar algunos patrones de liderazgo que ya han sido muy repetitivos a lo largo de los años. Mas bien es tener la capacidad de poder desarrollar su propia forma de inspirar y motivar a los demás.

Son altamente influyentes


Una mujer empoderada cuenta con las aptitudes necesarias para influir en su entorno y poder diseñar su propio futuro hasta lograr convertirse en un gran referente ante la sociedad que la rodea e ir más allá de sus fronteras.


Dominan el don de comunicar


Alguien que sabe desarrollar las habilidades de liderazgo, debe incluir como requisito indispensable el arte de saber comunicar, de saber negociar y de saber convencer a los demás. Todo ello es indispensable ya que lograra uno de los objetivos más importantes dentro de la carrera del empoderamiento, el saber transmitir sus ideas y que los demás estén convencidos de que llevan el más alto grado de acierto.

Le apuestan a la innovación


La innovación la persiguen quienes son capaces de querer salir de la una zona de confort y hacer algo disruptivo, algo que ayude a crear un cambio de lo tradicional a lo incierto y explorar nuevos caminos sin miedo a buscar el éxito.

Trabajan en la autoconfianza

No olvidan que deben de confiar siempre en su potencial, sin que ello les lleve a caer en la vanidad extrema, desarrollan confianza en sí mismas, sin perder el rumbo ya que ello les puede llevar a caer en el conformismo y no seguir con el esfuerzo que demanda la seguridad y la autoconfianza.

Se capacitan constantemente

No se debe pasar por alto que la mejor forma de aumentar la autoconfianza, es mediante la formación y conocimiento, ya que ello permitirá ir obteniendo las herramientas necesarias para poder reforzar el empoderamiento y minimizar sus debilidades.

Estos son solo algunos de los aspectos que caracterizan a una mujer empoderada, no obstante, debemos de reconocer a todas y cada una de esas mujeres que a lo largo de los años han luchado con valentía y se han envuelto en la bandera de la libertad para dar inicio a la búsqueda de un reconocimiento a la igualdad de personas sin importar raza, color o religión y que también debemos de incluirlas en la lista de mujeres empoderadas.


Vivimos tiempos en que el rol de la mujer ha cambiado y seguirá cambiando, sin embargo, datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), indican que tan solo el 24% de las mujeres en el mundo ejercen cargos gerenciales, lo cual representa una brecha de la que aún falta mucho camino por disminuir. Lamentablemente miles de mujeres siguen siendo víctimas día a día de maltrato físico y psicológico. Lograr revertir esas cifras mediante la capacitación a mujeres en diferentes campos, permitirá la liberación económica y por ende psicológica de quienes aún lo padecen y con ello poder ganarle cada vez más terreno a superar la violencia de género hasta lograr un mundo mas igualitario.


Sin lugar a dudas el empoderamiento es saber claramente por qué y para qué quieres conseguirlo, sin perder de vista que los objetivos demasiado ambiciosos correrán el riesgo de que puedan ser dejados en el camino ya que, al ser más lentos y difíciles de conseguir, pueden ocasionar desanimo, es por ello que si te fijas metas a largo plazo, tal vez sea conveniente que las dividas en pequeños hitos que puedas ir logrando poco a poco y no pierdas el enfoque de la meta final que es darte la confianza de sentirte más preparada para enfrentar todos los retos que tendrás que librar en el camino hacia la plenitud de tu empoderamiento. e

2 visualizaciones0 comentarios