REFORMA LABORAL PARA 2020: HOME OFFICE

Adriana Rodríguez Carreón

Contador Público Certificado

cpc.adriana.rodriguez@gmail.com



Durante todo el 2020 hemos repetido en muchas ocasiones que nuestra vida ya no volverá a ser igual y todo provocado por el COVID-19. Así pues, este acontecimiento no podría dejar de provocar cambios y lo hace también en materia laboral, pero ya con una Reforma a la #LeyFederaldelTrabajo.

El 8 de diciembre de 2020 la Cámara de Diputados de México aprobó modificaciones y adiciones a la Ley Federal del Trabajo en materia de #teletrabajo, conocido como “#homeoffice”, reconociendo la modalidad del trabajo a distancia utilizando las tecnologías de información y comunicación.

El 9 de diciembre, el Pleno del Senado de la República aprobó, en lo general y particular, con 91 votos, la minuta que reforma el artículo 311 y adiciona el capítulo XII BIS de la Ley Federal de Trabajo, en materia de teletrabajo.

El dictamen aprobado por ambas cámaras, trata de distinguir la diferencia entre lo que se considera como trabajo a domicilio y teletrabajo.


DEFINICIONES IMPORTANTES


Trabajo a domicilio: es aquel que se ejecuta en el domicilio o en un local libremente elegido por el trabajador, sin que se utilicen equipos informáticos o de comunicación.

Teletrabajo: es aquel donde es indispensable la utilización de recursos propios de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

La reforma aprobada, reafirma las nuevas disposiciones que tenemos que aplicar de forma inmediata, toda vez que, seguimos trabajando, respetando las medidas sanitarias derivadas de la pandemia del virus COVID-19; medidas que se deben seguir considerando por las personas que trabajan y sus patrones.

Según la Minuta del Proyecto de Decreto la Reforma al Artículo 311 queda como sigue:

“Artículo 311.- Trabajo a domicilio es el que se ejecuta habitualmente para un patrón, en el domicilio del trabajador en un local libremente elegido por él, sin vigilancia ni dirección inmediata de quien proporciona el trabajo.


Si el trabajo se ejecuta en condiciones distintas de las señaladas en este artículo se regirá por las disposiciones generales de esta ley”


En la Ley Federal de Trabajo actual, en el artículo 311 ya era mencionado el trabajo utilizando tecnologías de la información y la comunicación, pero con la reforma, se elimina esta parte, para que solo quede la definición de “trabajo a domicilio” ; por lo que, la parte del trabajo donde si se utiliza dichas tecnologías de la información y la comunicación, la trasladan al nacimiento del Capítulo XII Bis, donde adicionan los artículos 330-A al 330-K. Específicamente en el primer párrafo del Artículo 330-A se da la definición de “teletrabajo” quedando como sigue:


“Artículo 330-A.- El teletrabajo es una forma de organización laboral subordinada que consiste en el desempeño de actividades remuneradas, en lugares distintos al establecimiento o establecimientos del patrón, por lo que no se requiere la presencia física de la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo, en el centro de trabajo, utilizando primordialmente las tecnologías de la información y comunicación, para el contacto y mando entre la persona trabajadora bajo la modalidad de teletrabajo y el patrón.”


Dentro del mismo capítulo, se establecen las obligaciones tanto del patrón como del trabajador, entre ellas estas son las más destacadas:


OBLIGACIONES DEL PATRÓN:

Establecer por escrito el convenio de teletrabajo donde se especifique las condiciones del servicio bajo las que debe prestarse.

Respetar la disposición del trabajador, ya que es voluntario el cambio de modalidad “presencial” a modalidad “teletrabajo”, de las relaciones laborales.

Regular las obligaciones y responsabilidades del empleador con el #teletrabajador en materia de seguridad y prevención de riesgos profesionales por medio de una Norma Oficial Mexicana que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social deberá tener en un plazo de 18 meses para presentarla.

Por medio de esta Norma, se deberá garantizar la intimidad y privacidad del teletrabajador.

El patrón deberá asumir el mantenimiento de toda la infraestructura necesaria para el teletrabajo, desde los dispositivos móviles, equipo de cómputo, mobiliario de oficina respetando la NOM-036-1-STPS-2018 (Factores de Riesgo Ergonómico en el Trabajo, Identificación, Análisis, Prevención y Control).

El patrón también debe encargarse de los costos derivados de la modalidad de teletrabajo, siendo tal vez, el tema más controversial.

Implementar medidas extremas de seguridad de la información y datos utilizados por las personas trabajadoras, respetando los derechos ARCO en la modalidad de teletrabajo. Los derechos ARCO son un derecho humano contenido en el artículo 16, párrafo segundo de la Constitución, la cual señala que toda persona tiene derecho a la salvaguarda de su información personal y además, al Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición (ARCO) de los mismos, en los temimos que fije la ley.

Instaurar un nuevo derecho humano laboral fundamental, que es el Derecho a la Desconexión.

Registrar a los trabajadores en el respectivo régimen especial de seguridad social, siempre y cuando se instaure legalmente, siendo una tarea pendiente de los legisladores, la adecuación para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), mientras tanto se tiene que respetar las disposiciones del registro patronal, tal como se determina en el artículo 13 del Reglamento de la Ley del Seguro Social.


OBLIGACIONES DE LOS TRABAJADORES:


El cuidado, guarda y conservación de los insumos proporcionados para realizar sus labores.

Respetar las disposiciones en materia de seguridad y salud en el trabajo establecidas por el empleador.

La protección de datos utilizados en el desempeño de sus actividades.

Informar con oportunidad sobre los costos pactados para el uso de los servicios de telecomunicaciones y del consumo de electricidad, derivados del teletrabajo.


OTROS ASPECTOS IMPORTANTES DE LA REFORMA:


Se establecen atribuciones y deberes especiales a la inspección en el trabajo para revisar medidas sobre el debido cumplimiento de las obligaciones especiales derivadas del teletrabajo:


Comprobar que los empleadores lleven registro de los Insumos entregados.

El cumplimiento a las obligaciones de seguridad y salud en el trabajo.

Vigilar que los salarios no sean inferiores a los que se paguen en la empresa al trabajador presencial con funciones iguales o similares.

Constatar el debido cumplimiento de las obligaciones especiales en la figura de teletrabajo.


CONCLUSIONES:

Independientemente de la reforma, la pandemia nos hizo reflexionar sobre la posibilidad de trabajar en casa o en cualquier lugar distinto al escritorio de una oficina, lo cual aporta beneficios razonables, tanto para las empresas como para los profesionistas. Las nuevas tecnologías permiten estar lejos, pero, a la vez, muy cerca a través de espacios virtuales, así como disponer de conexiones permanentes que permiten conversaciones rápidas o la realización de videoconferencias desde cualquier ubicación del planeta.

Para las empresas, el teletrabajo o home office representa menos problemas entre empleados, mayor productividad, la eliminación del abandono laboral, entre otras cosas.

Por otra parte, los trabajadores, incrementan su autonomía. Las personas pueden dirigir los flujos de trabajo según el horario que les acomode o les permita conciliar la vida laboral con el cuidado de la familia, evitando, a la vez, gastos en cuidadores para sus hijos, comidas fuera de casa y costos en transporte público o privado. Generalmente, todas estas ventajas repercuten en un aumento de la satisfacción de los empleados y, a largo plazo, en el incremento de su productividad.


Entradas Recientes

Ver todo