top of page

Rodrigo Sáenz Silva

CODICHISA

TECNOLOGÍA MÉDICA DE PUNTA


Origen de esfuerzo, futuro de éxito






Hace 20 años y a partir del firme propósito de brindar diagnósticos médicos de calidad a través de la mejor tecnología, Rodrigo Sáenz Silva dio vida a CODICHISA, comercializadora de insumos para laboratorio y hospitales; que hoy cuenta con más de 200 clientes y tiene presencia en 12 estados de nuestro país.


Su visión y pasión por el aprendizaje constante lo han llevado a conseguir logros de gran relevancia en el ámbito empresarial, y su sentido humano lo ha hecho valorar la importancia de contar con el amor y apoyo de su familia, con la confianza de un equipo que es sumamente capaz y convencido de que el servicio es lo mejor que pueden proporcionar, así como con las lecciones que a través de su vida, lo han hecho reflexionar para ser mejor cada día.


En esta ocasión tuvimos la oportunidad de conocer más sobre su historia de vida y su compromiso con la excelencia, la cual se encarga de imprimir en todo aquello que decide materializar, siendo claros ejemplos la labor que ha realizado como fundador y Director de CODICHISA, además de la atención profesional que provee en los laboratorios Diagnóstico Médico de Punta y C 10 ubicados en la capital del estado; el Hospital de la Familia e Imágen Diagnóstica en Ciudad Juárez; Análisis Clínicos de León así como Anaclin en Ciudad Cuauhtémoc, solo por citar algunos.


SE: ¿Qué servicios se ofrecen en CODICHISA?

RS: Soluciones y alternativas para proporcionar los mejores diagnósticos clínicos, ofreciendo siempre confiabilidad, precisión y exactitud para estar a la altura de las necesidades de nuestros clientes. A través de la preocupación por una constante innovación de modernas tecnologías y software, además del constante reto de profesionalización por parte de nuestro equipo de trabajo.


SE: ¿Qué distingue a CODICHISA de otras empresas del mismo giro?

RS: Estamos conscientes de que sin salud lo demás no importa. En ese sentido apostamos por el uso de tecnología de vanguardia y el cumplimiento de los sistemas de control que exige la normatividad en la materia. Y nosotros vamos más allá; en consecuencia, hemos sido acreedores de certificaciones por organismos internacionales que avalan la alta calidad y certidumbre de nuestros equipos, protocolos y personal, como Eli Lilly.


Asimismo, participamos en estudios de investigación para el desarrollo de medicamentos innovadores, lo cual además nos permite actuar con responsabilidad social, ya que por medio de estos ejercicios, se da la oportunidad a ciertos candidatos, de recibir gratuitamente los beneficios que deriven de dicho proceso.


SE: ¿Cuáles han sido tus mayores retos?

RS: Marcar la diferencia en todo momento. Implementar los procesos, procedimientos y sistemas operativos más novedosos que profesionalicen cada uno de los servicios que proporcionamos, para el funcionamiento oportuno de cada pieza que los conforma.


También el tener en mente cómo y cuándo ir insertando nuevas líneas y/o productos para satisfacer las necesidades de los actuales y los nuevos mercados. Por eso, las empresas no podemos seguir iguales que como iniciamos, la única constante es el cambio y hay que ir de la mano con él, aprendiendo todos los días.



SE: ¿Qué experiencias han marcado tu vida?

RS: Al concluir mi carrera de Ingeniero Mecánico, decidí no tener un empleo “tradicional” y comencé arreglando vehículos en un lugar rodeado de tierra, muros de adobe y sin techo. Mientras mis colegas se reían de mí y me presumían sus oficinas, trajes y empleados a su cargo, yo nunca dudé en forjar mi propio camino y atreverme a pensar diferente. Ese episodio me condujo a seguir buscando oportunidades y a descubrir el campo del diagnóstico clínico como un medio para crecer profesionalmente y sobre todo, para ayudar a la comunidad.


Años más tarde, tuve un importante progreso en el negocio; sin embargo, mi hijo Rodrigo me dio una de las lecciones más importantes que he recibido: me mostró que no es necesario esclavizarse para tener éxito. Ya que durante muchos años fui emprendedor y no empresario, yo seguía pensando que debía hacerlo todo, desde contestar las llamadas, hasta ser el único con la llave del negocio, pero las cosas cambiaron y se dio un gran avance cuando aprendí a delegar y solo supervisar, porque el objetivo en mente de todo empresario debe ser capitalizar oportunidades, ya que si estamos distraídos en cosas operativas alguien más las aprovechará.


SE: ¿Cuáles son los factores clave que te han permitido alcanzar el éxito como empresario?

RS: En primer lugar, la familia. Un hombre no puede triunfar solo, necesita de su familia, porque son quienes después de una larga jornada lo reciben con amor. Con la fuerza de la familia, los problemas del negocio quedan fuera de casa. Ellos son mi motor para innovar, crecer y ser mejor; porque a los hijos les podemos dar mil consejos, pero darles un buen ejemplo, es lo más valioso. Es sumamente importante resaltar el equilibrio que me brinda mi esposa, Dora Alicia al escuchar y apoyarme en cada reto que emprendemos. Aquí también no podría dejar de mencionar a mi principal inspiración, la que hizo los mayores sacrificios para darme una mejor calidad de vida y a quien le debo lo que hoy soy: MI MADRE, Guadalupe Silva.


Del mismo modo, hay que mostrar gratitud. Nosotros agradecemos cada muestra de confianza de nuestros clientes al elegirnos, pero también sus sugerencias y opiniones, que nos ayudan a entender y atender mejor sus necesidades. Esto lo hacemos asumiendo la responsabilidad de brindar certeza en cada resultado.


Y por supuesto, aprender. Nos corresponde reconocer que no somos dueños de todo el conocimiento y que solo aquellos que deciden aprender nuevas habilidades, son los que crecen constantemente.


SE: ¿Cuál es tu visión a futuro?

RS: Apostar al uso de la nanotecnología enfocada al diagnóstico. Al lograrlo, sería posible predecir con una mayor exactitud algunas enfermedades y con ello fomentar la prevención de forma más adecuada. En este escenario, esperamos que se trate de un servicio al alcance de los bolsillos ya que se traduciría sin duda, en una mejor calidad de vida.


Al concluir esta significativa conversación con Rodrigo Sáenz Silva, sus experiencias y reflexiones nos transmiten la historia de vida de un hombre orgulloso de su origen, que nos inspira a atrevernos a pensar diferente para lograr un futuro de éxito.


“En términos clínicos; recordemos que un análisis es una vida más”.




425 visualizaciones0 comentarios
bottom of page